El desafío se enfoca en lograr una alimentación saludable y sustentable dándole mayor protagonismo a grupos de alimentos un poco olvidados en estas fechas, como legumbres, pescado, frutas y verduras que tenemos disponibles en nuestro país y que forman parte de preparaciones típicas chilenas, pero que pierden terreno ante el exceso en el consumo de carne y sobretodo de carnes procesadas como la infaltable longaniza y todo el subgrupo de los embutidos.

Caldillo de Congrio
Caldillo de Congrio

La comida típica Chilena, se entiende como las preparaciones de la cocina criolla muy presentes en localidades rurales del país o en personas que aún mantienen el hábito de cocinar en familia y traspasar recetas de generación en generación si es saludable.

Platos como los porotos granados, el caldillo de congrio, el tomaticán, el charquicán y la misma cazuela, aportan a que la alimentación típica chilena cumpla con los requisitos de variabilidad, equilibrio y suficiencia. Alvaro Arias, Vocero del Colegio de Nutricionistas enfatiza:

“Lamentablemente esto se pierde cada vez más en el día a día a favor de preparaciones que requieren de menos tiempo y recaen en el uso de menos variación de alimentos y uso excesivo de alimentos procesados y ultraprocesados. Esto último también se nota en las festividades patrias, donde los grupos predominantes son las carnes en especial de vacuno, cerdo y los embutidos derivados, y lo cereales, donde destacan el pan, arroz y papas que se ven excedidos en su consumo y por tanto generan un desequilibrio en la alimentación alejándose de lo considerado saludable”

Hay platos que no deberían faltar en la mesa chilena, preparaciones como el chancho en piedra, la carbonada, los porotos granados o con riendas, el caldillo de congrio, el mariscal, deberían estar presentes. El profesional de la nutrición llama a su protagonismo:

“Esperamos que también tomen un rol en estas fiestas para compartir protagonismo con el asado, los choripanes, anticuchos y empanadas. Sobre estos últimos platos dieciocheros, también se pueden complementar bien con sus acompañamientos, ya sea con ensaladas como la chilena, cochayuyo o digueñes, agregar mayor cantidad y variedad de verduras al anticucho o acompañar cualquiera de estos platos con un típico pebre”.

Según el nutricionista, existen muchos factores de la pérdida de la cocina chilena en el día a día, por ejemplo, la falta de tiempo para comprar alimentos o realizar preparaciones más difíciles de lo que estamos acostumbrados hoy en día.

“La oferta también complica la mantención de la cocina criolla, llenando estantes de alimentos procesados y ultraprocesados de preparación rápida y fácil. En cuanto a precios, la situación también privilegia el consumo de alimentos con poco valor nutricional, sin embargo, esto puede ser subsanado si existiera mayor educación nutricional con enfoque a planificación de compra y preparaciones. Las ferias libres son un gran espacio para fomentar una dieta saludable y sostenible, y por eso es valorable el esfuerzo por instaurar ferias vespertinas que responden a una necesidad de una sociedad que cambio su ritmo de consumo”.

Pese a muchas discusiones desde el gremio aseguran que somos un país con identidad culinaria, aunque disputemos algunos platos con otros países latinoamericanos. Esto se entiende mirando la transformación de la cocina a nivel global, dada por la introducción de nuevos ingredientes, técnicas y gustos. Compartir cultura no quita identidad, sino que suma más variedad a lo ya existente.

Es imposible pensar que no vamos a degustar una empanada o preparar algún asado, por eso lo mejor es planificar de antemano, pensando que serán entre 5 y 9 días de celebraciones.

“Es importante dar cierta rotación a las preparaciones, incluyendo pescado y legumbres en la misma proporción durante la semana que las carnes idealmente. Sobre el tamaño de las porciones es delicado restringir el numero total de empanadas o anticuchos a comer, pero siempre tomar en cuenta complementar con ensaladas abundantes para que se genere mayor saciedad. Como recomendación, 1 empanada regular o 1 choripán con mayonesa aportan el total de calorías que deberían ser consumidas por una persona en el almuerzo o cena. En el caso del asado un trozo de 100 gramos debería ser suficiente, pero todo depende de con que otros alimentos se acompaña y que mas se consume durante el día”.

Importante también es la actividad física que sea realiza durante estos días, donde se puede fomentar el bailar y participar de juegos típicos chilenos para compensar el sobreconsumo de alimentos”. Finaliza Arias, Vocero del Colegio de Nutricionistas.

 

Para disfrutar las mejores recetas estás fiestas patrias visita Comidas Chilenas

 

Comunicado de Prensa

Recomendamos


 


0/5 (0 Reviews)

Comentarios