Panes chilenos
Panes chilenos

Chile es el segundo consumidor de pan en el mundo después de Turquía (¡consumimos cerca de 90 kilos de pan al año!) y los protagonistas de la historia han sido los campesinos productores de trigo y sus molineros.

¿Cómo hacemos el pan?

La receta de pan en Chile es muy similar para todos los tipos de panes, solo cambia el tiempo que permanece en el horno y los secretos al amasar la masa.

Ingredientes

  • 1 kilo de harina
  • 20 gramos de sal
  • 50 gramos de manteca
  • 15 gramos de levadura
  • 600 ml de agua
  • 100 ml de aceite.

Preparación

Mezcla la levadura con el agua tibia  y déjalo reposar unos 20 minutos. Agrega esta mezcla con la harina sobre la mesa para luego amasar. Disuelve la sal en otra media taza de agua y agregarlo. Luego agrega el aceite y amasa por una media hora.

Después, recorta la masa dependiendo el tamaño del pan y adorna con la punta del tenedor. Deja hornear a fuego medio durante media hora, aproximadamente.

Marraqueta

¡Exquisita! ¡Deliciosa! Y aún así nos quedamos cortos. La marraqueta es el pan más saludable de todos, ya que solo se cocina con harina, agua, sal y levadura. Se estima que en Chile se consume un 70% de marraqueta y se puede acompañar de diversos productos.

Para el desayuno y once, con mermelada casera, miel, manjar, dulce de leche, quesos, palta y fiambres.

Para el almuerzo un sándwich en todas sus formas, con pollo, pescado frito y carne. Aquí nacen los famosos chacareros (con porotos verdes) y el inigualable italiano que se acompaña con palta, tomate y mayonesa casera.

¿Cómo hacemos el pan? Con mucho cariño y una cuota de intuición. Ojo, que además esta delicia tiene varios nombres según la zona de Chile donde estés. En el norte del país se le conoce como pan francés, en el sur como pan batido y en el centro como la irreemplazable marraqueta.

Pan amasado

El pan amasado hecho en casa es simplemente lo mejor que nos puede pasar. Sobre todo, cuando está recién horneado ¡Un placer, una alegría y en las tardes de invierno el mejor recuerdo de niñez!

Es habitualmente un producto típico del sur de Chile y del campo. Se prepara para acompañar los almuerzos (famoso es el pan con tomate, cebolla y algo de perejil) y para la once, con el huevo de campo bien revuelto o mermelada, si prefieres algo dulce.

Hallulla

La palabra hallulla viene del árabe y significa en hallún “bollo de fiestas”. Es muy consumido en América Latina, especialmente en los países del sur: Ecuador, Perú, Bolivia y Chile.

En Chile a la hallulla se le agrega leche, levadura, agua, manteca y sal. Su forma es redonda, más plana que el resto de los formatos y con bastante menos miga.

En general, la hallulla se puede acompañar con los mismos productos que la marraqueta, pero el sabor final es diferente. Éstos son: mermelada, manjar, huevo, queso, fiambres, palta y tomate.

Pan campesino

El arte de cocinar en el campo chileno se ha vuelto una costumbre. Aquí empezaron a aparecer los derivados del pan tipo, y surgieron las famosas churrascasdobladitas y las tortillas de rescoldo.

Seamos francos, no se puede viajar por Chile sin conocer las distintas formas de cocinar el pan. Cualquiera sea el producto que los acompañe en la mesa, no olvides dar las gracias y preguntar por el secreto.

Algunos le pondrán más sal, otros más mantequilla y otros dirán que el verdadero secreto está en la alegría de cocinar mientras llueve, a fuego lento y con la buena compañía de la radio.

Y ahora, como prometimos, te contamos de dónde viene la palabra once. Según cuenta la leyenda, su origen deriva de las once letras del aguardiente; una especie de código que se usaba antiguamente para disimular que iban a tomar trago a media tarde.


Artículos Relacionados

Escribe un Comentario